Nos estamos reorganizando… por ello verán menos publicaciones y menos actividades. En los inicios de 2015 retomaremos con novedades! Gracias.

7.10.08

Los Tres Dantien


Cada movimiento de tai chi chuan o qi gong tiene sus propiedades terapéuticas (y marciales en el caso del tai chi chuan) y focaliza en la energía de diversas maneras. Partiendo de la base filosófica de estas disciplinas, los movimientos en primer lugar son yin o yang, es decir activos o pasivos, de ataque o defensa, expansivos o contractivos. En segundo lugar los movimientos se corresponden con la energía de un elemento (tierra, fuego, madera, agua, metal) y por ende con los meridianos y órganos asociados.

Adicionalmente, los movimientos están relacionados con los dantien o centros energéticos principales del cuerpo humano postulados por filosofía china. Estos centros energéticos son tres y están ubicados entre los meridianos
vaso gobernador y vaso concepción.

El dantien superior, ubicado a la altura del entrecejo (en el punto del tercer ojo) gobierna el pensamiento y la conexión del ser humano con el cielo. El equilibrio del dantien superior nos permite pensar libremente, ser creativos, tener consciencia de nuestros actos y capacidad de juicio. El exceso o falta de energía en este centro energético causa desde dolores de cabeza hasta problemas psíquicos.

El dantien medio, ubicado en el centro del pecho (
punto 17 de vaso concepción) se asocia con las emociones, la concepción de uno mismo, la capacidad de ser, la autoestima y el ego personal. El desequilibrio de este centro energético nos lleva a ser emocionalmente irracionales, a través de excesos, enojos, ansiedades, miedos o angustias. El egocentrismo y los problemas asociados a la baja autoestima también están relacionados con bloqueos energéticos en el dantien medio.

El dantien inferior está ubicado unos cuatros dedos debajo del ombligo y en el mismo se encuentra almacenada la energía vital. Este dantien nos conecta con la tierra, su equilibrio permite el enraizamiento y está relacionado con la fortaleza de las decisiones que tomamos, la dirección de nuestra vida y la atención a uno mismo. Bloqueos en este centro energético pueden llevar a cometer los mismos errores una y otra vez, a ser volátiles, despistados y sentirnos perdidos.

Aunque todos los movimientos buscan equilibrar los tres centros energéticos, aquellos que enfatizan el trabajo de la cintura y respiración abdominal trabajan principalmente sobre el dantien inferior. Los movimientos que focalizan en la apertura del pecho y el trabajo de las escápulas y respiración inversa están más relacionados con el dantien medio. Los movimientos que trabajan sobre el cuello y cervicales y aquellos en los que los brazos se elevan por encima de la cabeza permiten equilibrar el dantien superior.

Tener los tres dantien llenos de energía y en equilibrio nos permite estar conectados con el cielo y con la tierra siendo conscientes de estar aquí y ahora, en el medio.



Tai Chi del Parque – Córdoba, Argentina – Instructora Marcela Thesz